viernes, 18 de febrero de 2011

La lluvia me recuerda aquella madrugada, aquella caminata, aquella esquina, aquel eterno instante. El agua y tus manos sobre mi torso desnudo para luego, en un instante de no sé que, no querer pasar a tu casa y caminar solo, como ahora. A veces siento que por mis venas vuelve a calentarse la sangre, pero después recuerdo toda el agua que pasó bajo el puente y que, así como se me olvida que te olvidé, a vos se te olvidó que era lo que me hacía ser tan importante para vos.

1 comentario:

Mart dijo...

"se me olvida que te olvidé" me encanto eso