martes, 6 de octubre de 2009

Bronca, ganas de golpear, de morder, de patear. Impotencia, eso es lo que siento. ¿Acaso no estabamos de acuerdo? ¿Tanto miedo me tienen? Me da asco seguir acá, haberme creído que todo estaba bien, que siempre iba a tener su respaldo. Lo lamento mucho, pero no tengo miedo de cortarme solo. No tengo miedo de saltarme un casillero si lo que quiero hacer, para ustedes, es llevárles la contra... Empieza el plan alternativo, lástima que haya tenido que ser así...

1 comentario:

Noe dijo...

Los problemas con la familia, los odio. PARA MI, son los peores que hay.