sábado, 13 de agosto de 2011

Mi familia es un desastre cada vez peor. Mi corazón siempre mira hacia atrás, tropezando una y otra vez con el mismo pasado y anulando cualquier escape al futuro, o aunque sea al presente. Más de un amigo me defraudó. Hay días en los que da para estar triste, para que todo parezca horrible. Y hay días en que no lo veo así, pero solamente porque no estoy mirando. Cada vez me convenzo más de que todo está podrido o por pudrirse a mi alrededor.

1 comentario:

Maitena dijo...

Te juro que me sentí muy identificada, también tengo esos días y esos días donde paso por alto todo, sonriendo haciendo como que nada pasa. Pero.. a ponerle el pecho a las balas, no te caigas porque sé, que hay mucha gente que cae con vos. Un beso ((: